Viaje a Etiopía

El tercer día de viaje nos adentramos en territorios de otras tribus, los Tsemay, los Benna y posteriormente los Hammer, una de las tribus más interesantes de este viaje.

Esta jornada las paradas por el camino se hacían con mayor frecuencia, ya empezábamos a sentir ese algo especial que no dejas de mirar a través de tu objetivo con ganas de apretar el obturador continuamente. Aunque cuidado, aquí se pagan casi todas las fotos que realizas, de 3 a 5 birrs por foto y por persona, de modo que sin dos el doble, si lo haces con dos cámaras igual y si haces varios disparos también… Así que te ves obligado a ir cargado con un saco de billetes de 1 y 5 birrs, lo más nuevo posible, los viejos no los quieren, encima son delicados… Es un tema que hay que resolver al salir de Addis Abeba, sino te quedarás sin hacer fotos a personas.

Nuestro destino es Turmi, donde pasaremos tres noches de alojamiento, vemos a gente de la tribu Hammer que van hacia un mercado en Turmi, los seguimos después de fotografiarlos en su ruta y nos quedamos un buen rato en el mercado con ellos. la luz es bastante mala, como casi siempre, hay que buscar las mejores localizaciones.

Nos enteramos que ese día hay «Ukuli Bula», rito de iniciación de la tribu Hammer, así que comemos rápido y nos vamos a fotografiar esta interesante tradición.

Esta ceremonia de la tribu Hammer, al igual que sus vecinos Karo y Benna, tiene lugar cuando el joven alcanza la pubertad y tiene que elegir esposa. Comienza a primeras horas de la tarde. Allí donde van todos llevan su pequeño asiento de madera, “Burkota” que se les sirve también de reposa cabeza.

A la vez las mujeres de la familia de la futura esposa serán azotadas a latigazos por un hombre de otra tribu,  como símbolo de fortaleza y siendo así luego más respetadas. Para ello provocan al hombre a que les azote y luego bailan en circulo y saltan tocando un cuerno alrededor de las vacas,  portan en sus cuerpos diversos abalorios, adornos, campanillas en su tobillos, pulseras, grandes collares y brazaletes y sus cuerpos están embadurnados con una pasta de barro mezclado con grasa animal , dándoles un tono rojizo y mientras se realizan estos ritos. Es impresionante ver como quedan sus espaldas con cicatrices a las que luego untan mantequilla para curarlas.

Todo ello se produce antes de la ceremonia, mientras el joven que va a saltar se prepara y sus amigos se pintan las caras con diferentes colores, luego el brujo de la tribu le leerá el porvenir. Finalmente el joven tendrá que saltar desnudo sobre una hilera de vacas y hacer el recorrido en ambas direcciones varias veces, si no logra hacerlo será signo de mala suerte y no podrá elegir esposa. Si lo hace en varias ocasiones será más respetado. Luego le cortan el pelo, lo visten y ya puede elegir esposa, la fiesta continuará en el poblado comiendo y bebiendo durante tres días.

Una de las mejores vivencias del viaje, eso sí antes que hay pasar por caja, la tarifa es de 400 birrs. Aquí no se escapa nadie.

 

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close