La memoria de mi pasado (3)

Cuba, el paraíso perdido (1999/2017)

Tercer viaje (La Habana, Santiago y Trinidad,  abril 2001).

 

calle de Trinidad, Premio Caja España 2001.

 

El tercer viaje fue sin duda una pieza fundamental en el proyecto,  esta vez cuando llegue a La Habana, al día siguiente tomé un avión hasta Santiago allí me alojé en casa de Humberto, que me recomendó otro amigo fotógrafo,  Manuel Cruzado (q.e.p.d.).  Santiago llamada  la Tierra Caliente, es la Cuba caribeña,  mucho calor y a pesar de ello todos los días salía caminando desde mi alojamiento hasta el centro ciudad, por allí había mucho ambiente, buscaba algún lugar donde comer y luego continuaba fotografiando por la zona hasta caer la tarde, eran otros tiempos tenía una energía de la que hoy me asombra, cómo se cambia con la edad y los achaques que la vida te dan…

Me moví bastante por la zona,  un día me fui al Cobre lugar de peregrinación de los cubanos para visitar el Santuario de la Virgen del Cobre, escenario interesante aunque algo estresante, otro dia viaje al Caney en una de esas guaguas dónde suben los cubanos para ir de un sitio a otro y allí conocí a una persona que resultó importante para mi trabajo,  Jose Carlos, era un ingeniero que me facilitó poder comer en una casa particular del Caney, allí no había absolutamente ni la más mínima infraestructura , luego quedamos para el día siguiente  ir a Campo Rico, donde iba a visitar a su esposa que era médico rural de aquella zona, habría  que madrugar bastante, el lugar era lejano con muy mala conexión y habría que coger diferentes guaguas y caminar por ríos, lomas…,  al llegar al lugar mereció la pena, me resultó sorprendente cómo a pesar de su posición de ingeniero y su esposa de médico rural, cuando llegó montó en la casa un puesto de caramelos para vender a los niños del lugar, te haces una idea de lo que gana un médico y un ingeniero cubano,  hay que hacer de todo para poder subsistir.

A la hora de comer fuimos un comedor rural dónde nos apartaron un cuenco de arroz con apenas algunos tropezones de carne y al terminar el día me acercó a  una guagua que me llevara a mi alojamiento de Santiago, entonces hubo un pequeño incidente con alguien que le pregunto qué hacía yo por allí, si te tenía permiso del gobierno cubano y podría hacer fotos, él le contesto que no había ningún problema, que era un amigo suyo de la Universidad. Al despedirme le agradecí con un pequeño donativo el haberme llevado a aquel maravilloso lugar y a mí vuelta a España recibí una carta suya en la que me decía que había recibido una considerable multa del gobierno por aquel chivatazo del citado individuo, pero qué lo importante para él era nuestra amistad, que la multa podría pagarla en cómodos plazos mensuales, en cierta ocasión le envié el dinero con un fotógrafo cubano que vino a España, pero lo cierto es que nunca más volví a saber de él, como si se lo hubiera tragado la tierra. Visité también por la zona El Aceite, La Maya, El Ramón, lugares muy interesantes que nada tenían que ver con mis dos primeros viajes.

 

 

Partí después para Trinidad en el coche de Raúl, el yerno de Humberto, se ofreció a llevarme en su coche por el mismo precio que la guagua. Acepté la propuesta aunque el vehículo no estaba en muy buen estado, se pasó casi toda la noche haciendo los últimos arreglos.  Por la mañana partimos temprano y  me dijo que si nos paraba la policía no hablara,  ya que el no podía transportar extranjeros, pero que mi aspecto con  la gorra y mi piel ya muy morena  pasaría desapercibido.

Por el camino iba metiendo cada vez más gente en el coche que siempre le soltaban algún billetico, iban cargados de bultos, aquello empezó a recordarme la película de Guantanamera que había visto poco antes del viaje. Se sucedieron cantidad de episodios que darían para un artículo solo de este viaje. Nos fallaron los frenos en una ocasión y acabamos en el arcén de puro milagro, me acojoné bastante, pero me animó a seguir. Paramos a echar gasolina en una casa clandestina en lugar de la gasolinera,  montones de anécdotas hasta que llegando a  Trinidad la policía nos paró y al pedir pasaportes vieron que yo no era cubano,  a Raúl le cayó una buena multa.

Fué un viaje fascinante, llegamos casi al anochecer a casa de Tito, que también me recomendó  Manuel pero estaba completo, así que me llevó  a casa de su sobrino Mandy, curioso personaje con el que acabaría haciendo una buena amistad,  ha estado dos veces en España y se alojó en mi casa una de ellas, todavía me llama por teléfono algunas veces para preguntarme como voy. Gran conversador, un auténtico buscavidas que ha sabido sobrevivir a la situación cubana después del período especial, sin duda hubo tiempos mejores antes que la Unión Soviética los dejara en la estacada. Hoy tiene nacionalidad española  como muchos cubanos que han sabido mover los papeles de sus antepasados.

Trinidad me cautivó, es la ciudad más colonial de la Isla y la mejor conservada, sus calles empedradas, enormes casas con interiores que son auténticos palacios, con muebles y adornos impresionantes. No hay que olvidar que en la época colonial rivalizaba en belleza y lujo con La Habana.

Visité el Valle de Los Ingenios, donde un tren de madera del siglo XIX te lleva, si funciona, hasta la Torre de Manaca-Iznaga, desde donde vigilaban a los esclavos negros que cortaban la caña de azúcar en las plantaciones y que todavía hoy trabajan algunos cubanos para elaborar entre otras cosas el exquisito ron o para hacer un delicioso guarapo (bebida refrescante que se extrae del jugo de la caña) y que puedes degustar en la misma torre.

A la caída de la tarde solía caminar en dirección al barrio de la Popa, donde hay unas ruinas de una antigua Iglesia española y desde donde se divisa una gran vista de Trinidad al ponerse el sol. Hoy la han convertido en un hotel.

En este viaje conseguí hacer en Trinidad la foto  que ganó el premio de Caja España, que figura en la cabecera del reportaje, es el premio de mayor cuantía económica que he conseguido en mi carrera, con el pude financiarme varios viajes a Cuba. Mis premios en los concursos siempre los he invertido en viajes fotográficos.

De vuelta a La Habana visité a mi amigo el fotógrafo Alberto Díaz Korda, autor de la famosa foto del Che Guevara, quizás la más reproducida en toda la historia de la fotografía, la cual me dedicó en el salón de su casa en el barrio de Miramar y luego nos hicimos juntos una foto en su estudio con la imagen del Che detrás y sin saberlo me despedí de él para siempre, días después falleció en París víctima de un infarto. Probablemente me convertí en el último fotógrafo que lo retrató. Es una foto de la que me han pedido muchas reproducciones.

con Alberto Korda en su casa de La Habana, Abril 2001

Llamé a Abilio para que me acercara al aeropuerto y me contó sus intenciones de viajar a España, para trabajar, ahorrar dinero y poder algún día sacar a su hija de Cuba, una gran pianista que hoy triunfa en Miami junto a su familia.

Regresé a España pensando en dar por finiquitado el trabajo, pero enseguida me di cuenta que faltaba mucho todavía, había temas que no había tocado y me faltaban imágenes que diesen una visión más amplia de todo lo que allí sucede, aunque de momento quise tomarme un respiro y fotografiar otros países, otras culturas, para desconectar un poco, a veces es necesario un cambio de aires.

En este viajes me llevé las dos cámaras panorámicas y compré una Contax G-2 de paso universal con un 28 mm, un verdadero descubrimiento para la fotografía de reportaje,  una cámara pequeña, silenciosa, sin levantamiento de espejo y de una calidad tremenda, óptica Carls Zeiss, ha sido una gran herramienta de trabajo.

 (todas las fotografías que aparecen en este reportaje pertenece al libro “Cuba, el paraíso perdido” del que aún me quedan algunos ejemplares), para realizar pedidos rellenar este formulario:

 

http://www.juanmiguelalba.es

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto:
search previous next tag category expand menu location phone mail time cart zoom edit close