Viaje Fotográfico a Etiopía 2016 (día 2º)

Nuevo madrugón y nos adentramos en caminos más duros para recorrer la región del café, Bonga. El día está lluvioso y el camino es largo. Hacemos un par de paradas buscando combustible, porque ya nos adentramos en una zona donde será dificil repostar y hay que llenar el tanque y los bidones accesorios para aguantar hasta cinco días. Mientras aprovechamos para fotografiar a los niños que van a la escuela y que alegremente nos muestran la mejor de sus sonrisas.

Continuamos camino, sale el sol nuevamente con fuerza y paramos para hacer un picnic y almorzamos con comida internacional, a los bocatas etíopes les unimos nuestros embutidos ibéricos para no olvidar la madre patria. Camino de Kibish paramos en un pequeño pueblo para que el guía y los choffers hagan una comida más intensa, ellos no perdonan y se toman la tradicional ingera, plato típico de la comida etíope. Una especie de torta hecha con teff, un cereal esencial al que luego se mezcla con un surtido de arroz, calabaza, espinacas, carne

Nuestros fotógrafos no descansan y sus cámaras capturan todo lo que se mueve a su alrededor impresionados por la forma de vida y habitantes del lugar. Algunos de adentran en interiores, otros como Pedro y Raul, siempre rodeados de niños. Cada cual no perdona ni un solo segundo de la estancia para tener un buen material de este interesante viaje.

Hay que continuar camino hacia Kibish, donde nos aguarda el primer día de acampada y no es conveniente que se nos haga de noche para poder montar las tiendas con luz natural. Llegamos y el camping no era ni mucho menos lo que entendemos por aquí, sino una zona para poder acampar, debajo de una gran arboleda, no hay electricidad. Así que colocamos alguna bombilla conectada a la batería del coche y tampoco agua corriente. Si querías ducharte o lavarte, pues con un jarrito te lo echabas por encima, ya empezábamos con la parte dura e incómoda del viaje.

Distribuimos las tiendas, según las peticiones de cada cual, algunos en pareja y otros individuales y Chamo nuestro cocinero nos preparó una exquisita cena que era bastante mejor de lo que habíamos comido en el día anterior. La verdad es que las sopas de cada noche estaban riquísimas.

Después de una agradable velada, cada mochuelo a su olivo, cada uno a su tienda, que el día siguiente nos espera otro duro camino para llegar a territorio Surma, la tribu que tenía la culpa de todas estas penurias. Esperemos que mereciera la pena.

 

Viaje fotográfico a Etiopía 2016

Este ha sido mi segundo viaje fotográfico al extranjero de este año con un grupo de alumnos, con motivo de la celebración del 3o aniversario de impartir cursos de fotografía. Algo especial que deseaba realizar en un año anecdótico que quizás marque otra etapa en mi carrera fotográfica.

Hacía casi un año que lo había convocado y desde entonces teníamos los vuelos sacados y la reserva realizada, durante ese año pasaron muchas cosas como es de suponer, una baja por motivos de salud y dos altas más de las previstas, el destino era Etiopía, un viaje que prometía ser alucinante visitando las tribus del Sur de la región del lago Omo. Tenía sus inconvenientes si deseábamos llegar a tribus como los Surma, había que pernoctar cuatro noches en tiendas de campaña y con sus incomodidades.

Al final configuramos un grupo de ocho personas, distribuidas en tres coches Toyota todo terreno, donde además íbamos el guía de la expedición, Fekadu y un servidor, más los correspondientes conductores a los que se unían para los días de acampada, una camioneta que llevaba todos los víveres y enseres, más el cocinero y conductor-pinche.

Dos días antes de partir recibimos un mensaje en el móvil que los vuelos estaban anulados, intentamos ponernos en contacto con la compañía Lufthansa y como suele suceder, no había manera, al final nos enteramos que había huelga de pilotos, por lo que decidimos sacar nuevos vuelos con otra compañía y ya reclamaríamos luego. Al siguiente día recibimos nuevo mensaje que nos colocan en vuelos de la misma compañía que habíamos sacado el día anterior, ahora teníamos dos vuelos en el mismo avión cada uno, intentamos anularlo aunque con la consiguiente penalización…

Por fin estábamos en Addis Abeba, después de casi un día de viaje, primero Madrid en tren y  luego escala en Estambul y finalmente en la capital de Etiopía donde nos alojamos en un hotel, después de hacer el correspondiente visado y su larga cola de espera.

Por la mañana temprano nos repartimos cada uno en su vehículo y nos dirigimos a recorrer el Sur del país, comienza la odisea. Primer día unos 350 kms., de recorrido y día entero de viaje, aquí las distancias no son iguales, las carreteras tampoco…

Camino de Jimma, hacemos algunas paradas por el camino y en algún mercado donde realizamos las primeras tomas del viaje, para ir adiestrando nuestra cámara fotográfica. Llegamos al anochecer al primer hotel de la ruta, donde dormimos por última vez en una “camita”, hasta después de la acampada y nos duchamos en una ducha aceptable que no volveríamos a tener hasta dentro de cinco días, aunque el alojamiento no era nada del otro mundo, lo echaríamos de menos los siguientes días con toda seguridad.

Fin del primer día, fué el 1 de diciembre.